La plata, el metal de la Luna

Es un elemento bastante escaso y en la mayor parte de sus aplicaciones, la plata se liga con uno o más metales.

La plata pura es un metal moderadamente suave, de color blanco grisáceo. Cuando se pule adquiere un lustre brillante y refleja el 95% de la luz que incide sobre ella.

La plata tan pura es demasiado dúctil y maleable por lo que en joyería se mezcla con otros metales, normalmente cobre, hasta rebajar la pureza a la conocida 0,925. La plata funde aproximadamente a 960 grados y en éste proceso, que siempre me cautiva, se alea con el cobre. Esto significa que para 925 gramos de plata se añadirían 75 gramos de cobre para obtener 1 kilo de plata de ley 0,925. Esta proporción no se rebaja porque la plata podría amarillear por exceso de cobre. El propósito es que la pieza final no sea tan dúctil como lo es la plata pura.

La  plata nos permite jugar con las terminaciones, aplicando técnicas artesanales, fundimos el metal, le damos forma y terminamos las piezas desde el pulido más brillante, hasta las terminaciones en mate. Nos gusta martillear la plata, conseguir texturas, producir procesos de oxidación, crear pátinas…

Maderas del mundo

Madera de piel de serpiente, ébano, olivo, cocobolo, corazón rojo, palo de rosa, marfil rojo, granadillo, zebrano, bocote, nogal, wengué, peral, boj, ziricote, amaranto

 

 

 

Todos nuestros acabados son a base de aceite de tung (que es el que más protege), aceite de naranja que facilita la absorción y le proporciona un aroma muy agradable; y cera natural de abeja que le da un tacto suave y sedoso, quedando endurecida y protegida de la humedad.

Cuero premium nacional

Cordón de cuero de máxima calidad en 2 y 3 mm.

HISHIRYO

Pensar sin pensar

 

BIG BUTTON

Con los ojos abiertos

 

ARROWHEAD

Cultiva el jardín de tu mente

 

%

¡Descuento a partir de 45€ en tu compra! Crea tu estilo combinándolas. Activa el código descuento CUPON10